domingo, 24 de enero de 2010

Ideas

Me gusta dormir con la ventana abierta. Es cierto que soy friolenta y ante cualquier brisa sale lo nena que hay en mi y me quejo. Pero me gustan los cambios repentinos, creo que hasta el agua estancada se apesta -aunque el agua estancada da vida.

Sueño contigo, no en tu totalidad, pues es un cocktail de imágenes que dispersas forman una historia de repeticiones únicas. Por lo regular salen tus labios cuando sonríen. Salen tus ojos, es una rara mirada las que encuentro , no te la he visto aquí fuera de mis párpados cerrados. Sale tu silueta, ciertas partes que dibujaron mis manos y repiten patrones en ocasiones al aire... y así mi inconsciente me indica que tú eras aquella pieza que encaja en su rompecabezas infinito.

 Si volteo a otro lado (que no tengo necesidad, pero ya sabes que la gente hace locuras) me doy cuenta que hay más elementos oníricos, imágenes que robé de la realidad para mis representaciones, y con ellas podríamos formar tantas historias y tal vez nadie las comprendería.

Me gusta soñar, porque sé que al despertar sonrío, sea cual fuese el sueño; si es una pesadilla por notar que no es real, si es contigo, por imaginar que lo fue.

________________________________
Es extraño que piense en lo que no puedo cambiar y me siga frustrando. Es extraño también que lo que puedo modificar lo dejo para después. Más extraño aún que me complazca en evitar lo prioritario.

________________________________
Soy una pequeña caja, no creo ser un cubo perfecto, en realidad tengo incontables lados (algunos que aún no me encuentro)... no sé siquiera si todos están unidos, pero están y me forman. Sólo sé que cada uno es único y van girando, no doy una sola cara (aprende de mí luna), pero diario sale el lado indicado, hasta para cometer errores.

Algunos he de presumir son lindos. Otros, hago lo posible por guardarlos, pero soy una caja y en ocasiones desde cierta perspectiva se llegan a ver.

No sé en realidad qué guardo. Debo aceptar que dejo que viertan en mí parte de lo que quieren compartir, no acepto desechos, aunque, sin darme cuenta, algunos han intentado saciarme de ellos. Suelo desintoxicarme, pero no depuro todo lo que podría. Soy una caja y a veces me siento vacía, a veces llena.

________________________________
Me gusta dormir con la ventana abierta.  Porque cuando cierro los ojos imagino que escapo de mi un rato y por ella me salgo, te visito y tú también escapas un rato, conmigo. Y te conviertes en algo más que un sueño.

Eres el mejor anclaje que pensé tener.

1 comentario:

mirniux dijo...

no m kanso d decirte q eskribes genial, debiste haber pensado en literatura en lugar d psicología... jajajaja bueno bueno en realidad creo q eskogiste bien pq estás medio lurias y eso a los psicólogos se les da.

oie q grueso te pegó el amor, me da gusto!! ojalá q todo vaya super super bien.